En una histórica resolución, apoyada por cinco de sus siete magistrados, el Tribunal Supremo del país africano asegura que la Comisión Electoral “cometió irregularidades” que afectaron a la integridad del proceso, que se saldó con la victoria del candidato presidencial por un 54% de los votos.

El máximo órgano judicial ha estimado así el recurso electoral presentado por la principal coalición opositora, la Súper Alianza Nacional (NASA), que desde el mismo día de la votación ha denunciado un fraude supuestamente perpetrado por la formación gobernante, la coalición Jubileo.

Kenia volverá así a celebrar elecciones presidenciales, siguiendo lo establecido por la Constitución, en un plazo inferior a sesenta días.