Los jugadores verán reducido su salario durante los tres primeros meses, a la espera de que se retome la Liga de Portugal, suspendida por la pandemia da Covid-19.