Con esta decisión, Felipe VI se desvincula de cualquier negocio que pudiera tener su padre en el extranjero

Felipe VI ha renunciado a la herencia económica que pudiera corresponderle de su padre Juan Carlos I y le retira la asignación que tiene fijada en los presupuestos de la Casa del Rey (194.232 euros anuales).

Así lo han anunciado este domingo desde Zarzuela en un comunicado a raíz de las informaciones que señalan a Felipe VI como beneficiario de las fundaciones Zagatka y Lucum, esta última investigada por la Fiscalía Anticorrupción por recibir supuestamente 100 millones de dólares de Arabia Saudí.