Jovenel Moise ha roto este jueves el silencio de los últimos días y ha hecho un nuevo llamamiento al diálogo después de ocho días de violentas protestas contra su Gobierno que han dejado al menos nueve muertos. Las protestas han sido convocadas por sectores de la oposición que exigen la renuncia de Moise y también exigen justicia en las supuestas irregularidades en el programa Petrocaribe, a través del cual Venezuela suministra petróleo a este país a precios blandos.

En un mensaje a la nación, Moise, quien el pasado día 7 cumplió su segundo aniversario en el poder, dijo que va “luchar para restablecer la paz y la estabilidad” en su país, y expresó su solidaridad con las víctimas de las protestas de los últimos días.

Moise afirmó que no va a “dejar el país en manos de bandidos que quieren utilizar el país ” para sus intereses personales.