El crudo Brent registraba su mayor incremento porcentual en una sesión desde la guerra del Golfo en 1991, después de que un ataque a las instalaciones petrolíferas de Arabia Saudí el sábado cerrara cerca del 5% de la oferta mundial

Arabia Saudí es el mayor exportador de petróleo del mundo y el ataque a las instalaciones de crudo del productor estatal saudí Aramco en Abqaiq y Khurais ha reducido la producción en 5,7 millones de barriles por día. 

El gigante petrolero Aramco ha indicado que pasarán varias semanas hasta que sus instalaciones vuelvan a operar con normalidad, lo que hace temer sobre las consecuencias que ello pueda tener en el suministro de crudo a nivel mundial.

El secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, acusó directamente a Teherán de los ataques, si bien los rebeldes hutíes de Yemen se han responsabilizado de lo ocurrido el fin de semana.

Trump anunció también que autorizó el uso de las reservas estratégicas estadounidenses de petróleo si fuera necesario, para compensar la caída de producción de Arabia Saudita.