El Producto Interior Bruto (PIB) generado por la economía española, medido en términos de volumen encadenado con referencia en el año 2010, registra un crecimiento intertrimestral del 0,6% en el tercer trimestre de 2018, tasa similar a la estimada en el segundo trimestre del año.

Según los datos de la Contabilidad Nacional Trimestral de España publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en términos interanuales, el crecimiento del PIB es del 2,5%, tasa similar a la del segundo trimestre de 2018.

La contribución de la demanda nacional al crecimiento interanual del PIB es de 3,0 puntos, tres décimas inferior a la del segundo trimestre. Por su parte, la demanda externa presenta una aportación de -0,5 puntos, tres décimas más que en el trimestre anterior.

El gasto en consumo final se incrementa un 2,1% respecto al mismo trimestre del año anterior, una décima menos que en el segundo trimestre.

El gasto en consumo final de los hogares experimenta un crecimiento interanual del 2,1%, dos décimas menos que en el trimestre pasado. Por su parte, el gasto en consumo final de las Administraciones Públicas presenta también una variación interanual del 2,1%, dos décimas superior a la del trimestre precedente.

La inversión en viviendas y otros edificios y construcciones disminuye 1,3 puntos su tasa interanual, pasando del 7,0% al 5,7%. Por su parte, la inversión en maquinaria, bienes de equipo y sistemas de armamento presenta un crecimiento del 9,5%, frente al 11,1% del trimestre anterior. Por otro lado, la inversión en productos de la propiedad intelectual experimenta una variación del 1,5%, con una disminución de 1,3 puntos respecto al trimestre pasado.

Demanda externa

Las exportaciones de bienes y servicios crecen un 0,4% respecto al tercer trimestre de 2017, lo que supone 1,9 puntos menos que en el trimestre anterior. Este menor crecimiento se produce por una disminución en la tasa interanual de las exportaciones de bienes (del 2,0% al 0,9%) y de las exportaciones de servicios (del 3,1% al -0,7%). Dentro de éstas, el gasto de no residentes en el territorio económico decrece 1,8 puntos (del 2,2% al 0,4%).

Las importaciones de bienes y servicios se incrementan un 2,0% respecto al mismo trimestre del año anterior, 3,2 puntos menos que en el segundo trimestre. Este menor crecimiento se debe a una disminución en la tasa interanual de las importaciones de bienes (del 4,4% al 1,3%) y de las importaciones de servicios (del 8,7% al 5,2%). De estas últimas, sin embargo, el gasto de residentes en el resto del mundo acelera 1,3 puntos su crecimiento interanual este trimestre (del 9,4% al 10,7%).

Empleo

El empleo de la economía, en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, se incrementa un 0,7% respecto al trimestre anterior. Esta variación es una décima inferior a la registrada en el segundo trimestre.

En términos interanuales, el empleo presenta un crecimiento del 2,5%, similar al registrado en el trimestre precedente, lo que supone un incremento de 450 mil empleos equivalentes a tiempo completo en un año.

El empleo de las ramas industriales se incrementa un 0,6%, lo que supone 1,5 puntos menos que en el trimestre precedente. En el caso de la construcción, la variación interanual del empleo es del 8,7%, una décima más que en el trimestre anterior. El empleo en servicios aumenta tres décimas su crecimiento interanual respecto al trimestre anterior, hasta el 2,5%.

Finalmente, el empleo en las ramas primarias presenta una variación del -1,4%, con un descenso de tres décimas respecto al trimestre anterior.

Al mismo tiempo, el número de horas efectivamente trabajadas crece un 0,7% respecto al segundo trimestre, cuatro décimas menos que en el trimestre anterior. En términos interanuales, el número de horas efectivamente trabajadas aumenta un 2,9%, una décima menos que el trimestre pasado.

Con ello, la variación interanual de la productividad por puesto de trabajo equivalente a tiempo completo se mantiene en el 0,0%. Y la productividad por hora efectivamente trabajada también se mantiene en el -0.4%.

Finalmente, el coste laboral unitario (CLU) crece un 1,1% respecto al tercer trimestre de 2017. Esta tasa es una décima superior a la variación experimentada por el deflactor implícito de la economía (1,0%).