El Parlamento egipcio ha aprobado este martes una reforma de la Constitución que permitiría al presidente del país, Abdelfatah al Sisi, gobernar hasta 2030.
El correspondiente artículo forma parte de una serie de enmiendas a la Constitución que están siendo votadas artículo por artículo en el Parlamento y que posteriormente deberán ser aprobadas en un referéndum.

“El mandato actual del presidente debe terminarse al cabo de seis años”, lo que supone extenderlo de 2022 a 2024, estipula la enmienda al artículo 140 de la Constitución. Tras esa prolongación, el jefe de Estado “puede ser reelegido para otro mandato”, hasta 2030, añade esa reforma.

Solo los diputados de la oposición, alrededor de un 10 % de los miembros de la Cámara, se han opuesto a la reforma que consideran que va contra los logros de la revolución que en 2011 acabó con el régimen de Mubarak.