El Parlamento macedonio aprobó el viernes los cambios en la Constitución necesarios para que el país se llame Macedonia del Norte, con lo que llega el turno de Grecia para ratificar un acuerdo que pondría fin a una disputa de más de un cuarto de siglo.