Por 329 votos a 302, la Cámara de los Comunes adoptó una moción que da vía libre para que los diputados voten este miércoles alternativas al plan de salida de la Unión Europea de Theresa May. Y todas las alternativas están sobre la mesa, desde una anulación del Brexit hasta un Brexit sin acuerdo pasando por la convocatoria de un nuevo referéndum.

Según la legislación británica, corresponde al Gobierno decidir la agenda parlamentaria, por lo que la derrota del Gobierno tiene un gran simbolismo político y eleva la crisis institucional en la que está sumido el país por el divorcio. De hecho, tres secretarios de Estado han dimitido tras votar en contra de la primera ministra: el de Exteriores, Alistair Burt, el de Negocio, Richard Harrington, y el de Sanidad, Steve Brine.