El Parlamento de Reino Unido ha aprobado este miércoles una enmienda por la cual se declara en contra de un Brexit sin acuerdo, un primer paso para superar el punto muerto en el que había entrado el proceso de divorcio entre Londres y Bruselas por la reiterada negativa de los diputados a aceptar el texto negociado por las partes.

La llamada enmienda Spelman/Dromey, por las autoras de la misma, ha sido aprobada por 312 votos a favor y 308 en contra, un estrecho margen de cuatro votos que da idea de las tensiones políticas en torno al Brexit en la sede legislativa.

La enmienda Spelman/Dromey va más allá de otra similar propuesta por el Gobierno, ya que establece que el Parlamento rechaza un Brexit sin acuerdo “bajo cualquier circunstancia”, mientras que la redactada por Downing Street descartaba una salida desordenada solo para el 29 de marzo, fecha prevista para la ruptura.