Además, la OMS cree que una cuarta parte de los casos no se detectan o se hace demasiado tarde.

 “Creemos, y déjenme ser muy cuidadoso aquí, creemos que probablemente estamos detectando un 75% de los casos-podemos estar perdiéndonos una cuarta parte de los casos. Es difícil determinarlo porque hay muchos casos que se detectan muy tarde. Así que la pregunta es si no los detectamos o si lo hacemos demasiado tarde”, explica el doctor Mike Ryan,  director ejecutivo del programa de emergencias sanitarias de la Organización.

Identificar y comenzar a tratar a las personas contagiadas lo antes posible es clave para evitar más contagios. La epidemia no está todavía bajo control y el virus se transmite rápidamente en la zona rural de Mabalako.

El brote, el segundo peor de la historia, deja 1357 muertos y 552 supervivientes. En las últimas dos semanas, ha habido 88 contagios semanales, que es menos de los 126 que hubo en abril, pero la transmisión aún es “considerable” en varias zonas.