Medios oficiales norcoreanos informaron que el líder Kim Jong-un supervisó la prueba de un nuevo arma táctica. Es un gesto que puede ir destinado tanto al público doméstico como a Washington tras un nuevo atasco en el diálogo sobre desarme.