El laudo arbitral dictado para solucionar el conflicto entre los trabajadores de los controles de seguridad en el aeropuerto de Barcelona-El Prat y la empresa Eulen establece un complemento salarial de puesto de trabajo de 200 euros por doce meses que absorbe los anteriores y suprime las sanciones. Además, la plantilla tendrá que reforzarse en temporada alta, según establece el laudo dirigido a zanjar el conflicto.

Se trata de la propuesta que ya planteó anteriormente, durante el proceso negociador, el mediador de la Generalitat y que fue aceptada por la empresa, pero rechazada por los trabajadores.