El incendio declarado en la cumbre de Gran Canaria, que acumula más de mil hectáreas quemadas y mil personas desalojadas, ha obligado esta noche a desalojar a otras 125 personas que pernoctaban en los municipios de Tejeda y Artenara, donde el viento ha dificultado las labores de extinción, aunque no han llegado a ser tan fuerte como se preveía.