Y presionado por las crecientes tensiones comerciales entre EEUU y China, que pasaban factura a todas las plazas europeas.