El Ibex-35 cerró la semana con su mayor caída diaria desde comienzos de febrero, acabando por debajo de los 9.200 puntos, después de que un débil dato de actividad manufacturera en Estados Unidos provocase preocupación sobre la marcha de la economía global. (Reuters)