El Ibex-35 encadenó otra jornada de fuertes descensos y perdió el martes el soporte de los 8.000 puntos, arrastrado de nuevo por el sector bancario y la debilidad de valores vinculados a las materias primas en un marco de miedo generalizado de los mercados a una nueva crisis global.

BolsaEl sector bancario español, reproduciendo las caídas en el resto del continente, ahondó las caídas. Los dos pesos pesados, BBVA y Santander, se dejaron un 4,7 por ciento y un 3,9 por ciento, respectivamente, mientras otros valores como Sabadell, Popular o Bankinter acabaron con descensos de entre un 5,6 y un 3,3 por ciento.

Los inversores a nivel europeo están inquietos por la amenaza que el escenario de tipos bajos supone sobre la rentabilidad de los bancos y su estado de solvencia. El índice bancario europeo -que había caído un 5,6 por ciento el lunes- retrocedió un 3,71 por ciento el martes y se dirige a su peor semana desde 1998.

También han cerrado en rojo el resto de índices del Viejo Continente. Así, el DAX de la Bolsa de Fráncfort ha caído un 1,11%, el CAC 40 parisino ha retrocedido un 1,69% -y ha dejado atrás el nivel de los 4.000 puntos por primera vez desde mediados de 2014- y el FTSE MIB italiano ha descendido un 3,21%. También el FTSE 100 de Londres, que ha aguantado la mitad de la sesión en positivo, se ha apuntado a las pérdidas y ha cedido un 1%.