La intensidad de los vientos del huracán Dorian ha bajado a 175 km/h, equivalente a la categoría 2 en la escala Saffir-Simpson, aunque su tamaño ha aumentado en las últimas horas, se desplaza lentamente hacia el noroeste desde el norte de las Islas Bahamas, donde ha dejado al menos cinco muertos, varios desaparecidos y enormes daños materiales, y se espera que se sitúe muy cerca de la costa de Florida a partir de este martes por la noche, según ha informado este martes el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EE.UU. .

Según el último boletín del NHC, que sigue considerando a Dorian un huracán “extremadamente peligroso”,  el ojo del ciclón se movía hacia el noroeste a unos 4 km/h, aunque se anticipa que acelere su velocidad de traslación hacia el noroeste o nornoroeste esta noche.

Este miércoles rolará hacia el norte, mientras avanza en paralelo a la costa de Florida y antes de amenazar el litoral de los estados de Georgia y Carolina del Sur ese día y el de Carolina del Norte el jueves.