Dorian ha tocado tierra este domingo en el Cayo Elbow, en las islas Ábaco del archipiélago atlántico.

El azote y la furia de este huracán de categoría 5 ha causado una caída en las comunicaciones, cientos de viviendas destruidas, calles convertidas en auténticos ríos y tanto vehículos como casas sumergidos, así como falta de luz, mientras los escasos habitantes de Gran Bahama sienten también sus efectos.

Posteriormente tocó tierra, a las 14.00 hora local (20.00 horas de España), una segunda vez, cerca de Puerto Marsh, también en las islas Ábaco. Puerto Sandy y zonas del oeste de Nueva Providence se encuentran sin comunicaciones y muchas partes de la isla están a oscuras según informan medios locales.

En las imágenes difundidas por varios habitantes son visibles coches y casas de las que solo se ve el tejado sumergido debido a las inundaciones que han convertido las calles en ríos, todo ello acompañado de vientos, en algunos momentos de entre 297 y 350 kilómetros por hora.