El director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos se encuentra en Yemen para analizar cómo llevar comida a más gente que lo necesita. “El hambre está devastando Yemen. No podemos permitir que continúe este sufrimiento”, ha escrito David Beasley en su cuenta de Twitter.

El portavoz del PMA ha explicado que sus almacenes en Hodeida están intactos a pesar de que han sido objetivo de más de 50 bombardeos en los últimos días. Ahí guardan 51.000 toneladas de trigo, una cantidad suficiente para alimentar a casi 4 millones de personas durante un mes. Sin embargo, el PMA no puede acceder al almacén por la falta de seguridad.

“Desde hace unos días las instalaciones están bajo control de la coalición. El PMA necesita tener acceso tan pronto como sea seguro para poder reanudar el trabajo. El PMA no ha tenido acceso a los molinos del mar rojo desde agosto por el recrudecimiento del conflicto por parte de las dos partes”, explicaba Herve Verhoosel, el portavoz.

Según informaciones de prensa, al menos 150 personas han muerto en las últimas 24 horas por los combates en Hodeida. La coalición liderada por Arabia saudí está bombardeando la ciudad para ayudar al Gobierno a expulsar a los rebeldes hutíes y recuperar el control de esta ciudad, cuyos puertos son la vía de entrada de alimentos para 14 millones de yemeníes que están al borde de la hambruna.