El Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela acordó este jueves en Montevideo enviar una misión técnica a ese país y volver a reunirse en marzo para seguir trabajando en un proceso que permita llegar a una “solución venezolana” de su propio conflicto y que así se evite un escenario aún más crítico.

Tras casi cinco horas de deliberaciones a puertas cerradas, los ministros de Exteriores y otros representantes diplomáticos de una docena de países europeos y latinoamericanos emitieron una declaración en la que dan cuenta de la “severidad de la crisis actual en Venezuela y de su impacto en la región” y de la “difícil situación de su pueblo”.

El Grupo Internacional de Contacto se comprometió en Montevideo a trabajar para “establecer las garantías necesarias para un proceso electoral creíble en el menor tiempo posible” y “permitir la entrada urgente de asistencia de acuerdo a los principios internacionales”.

Además, el grupo dejó en claro que la salida a la crisis debe ser una “solución venezolana”, en línea con la posición planteada desde la apertura de la reunión por la co-anfitriona y jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, quien abogó por evitar la intervención externa.

México y Bolivia se abstuvieron de firmar la resolución conjunta, rubricada por la Unión Europea y once de los participantes.

En el documento también se resolvió coordinar la asistencia humanitaria con ACNUR, la agencia la ONU para refugiados, y enviar una misión técnica a Venezuela.

En el encuentro, que no contó con representantes del gobierno venezolano ni de la oposición, Mogherini dijo que la Unión Europea está lista para abrir una oficina en Caracas para garantizar que la ayuda humanitaria llegue a los venezolanos.

(fuente: DW)