El Gobierno ha decido prohibir los despidos durante la crisis del coronavirus, según ha expuesto la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, tras la reunión del Consejo de Ministros, que ha aprobado prohibir por ley el despido por fuerza mayor y por causas económicas, organizativas, técnicas y de producción.

La ministra ha explicado que esta prohibición se implanta porque ya se ha dado a las empresas un mecanismo excepcional como son los expedientes de regulación de empleo temporal (ERTEs) para realizar los ajustes temporales pertinentes durante la crisis sanitaria sin destruir puestos de trabajo. ERTEs, que como ha informado la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, van a estar bajo la lupa de  “la Inspección de Trabajo y Seguridad Social comprobará las causas de solicitud de cada uno de los ERTE para evitar falsedades e incorrecciones. El empresario podrá ser sancionado si se detecta la falta de necesidad de un ERTE”.

El Consejo de Ministros también ha aprobado revisar de oficio todos los ERTEs que se están aprobando estos días para que, si se observa algún tipo de fraude, obligar a las empresas a devolver “hasta el último céntimo de euro” del que se hayan beneficiado, incluyendo las prestaciones por desempleo de los trabajadores afectados.

El Gobierno ha acordado concretar los mecanismos para que la prestación de desempleo se solicite directamente por parte del empresario que ha tramitado el ERTE, lo que agilizará los trámites para que los trabajadores puedan cobrar cuanto antes.

Para ello, se habilitará un formulario que cubrirán las empresas con datos de los trabajadores y lo mandarán al SEPE.