El Gobierno de Portugal ha decidido intervenir la huelga indefinida de transportistas de mercancías peligrosas que vive el país y ha movilizado a militares y agentes de seguridad para conducir camiones cisterna con combustible, después de constatar que no se cumplieron los servicios mínimos en el primer día del paro convocado.

La decisión de intervenir la huelga fue tomada en un Consejo de Ministros extraordinario en el que se ha acordado que esto ocurra solo donde se están incumpliendo los mínimos: el suministro en el sur del país, los aeropuertos, la red de puestos de abastecimiento de emergencia y las unidades autónomas de gas natural. Si se detectan incumplimientos en otras áreas, el Gobierno podrá ampliar el alcance de la medida.