Tal y como recoge el Real Decreto publicado en el BOE, esta decisión responde a “la necesidad de reforzar el Ministerio de Sanidad de cara al control de posibles rebrotes de la enfermedad, así como ante la aparición de nuevas enfermedades de potencial pandémico”.