El Gobierno de Colombia ha ordenado este martes la liquidación de Electricaribe -una empresa distribuidora y comercializadora controlada por el grupo español Gas Natural Fenosa- cuatro meses después de ser intervenida para asegurar el suministro de eléctrico de la costa atlántica tras una fallida negociación para intentar una solución concertada.

El responsable de la Superintendencia de Servicios Públicos de Colombia, José Miguel Mendoza, ha explicado que se ha ordenado la liquidación de la filial de Gas Natural porque “no está en condiciones de prestar el servicio de energía con la calidad y continuidad que se requieren” y que se comenzará a buscar de inmediato “un operador que asuma la prestación del servicio”.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha calificado la decisión de “responsable”, mientras que Gas Natural ha respondido que “no le queda otra alternativa” que presentar una demanda ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (Ciadi), que depende del Banco Mundial, para ser indemnizada.

Por el momento, la empresa española ha pedido a Colombia que deje sin efecto su decisión de liquidar a Electricaribe, que suministra electricidad a los departamentos caribeños de Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, La Guajira, Magdalena y Sucre, en donde atiende 2,5 millones de clientes.

La compañía subraya que la medida adoptada es contraria, también, al espíritu de profundización de las relaciones comerciales entre la Unión Europea y Colombia, conforme al Acuerdo de Libre Comercio e impacta negativamente en el clima requerido para que se produzcan los flujos de inversión internacional hacia ese país.