Biobío, La Araucanía y Los Ríos se vieron afectados por los voraces incendios forestales que han consumido 9.500 hectáreas.