En un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores, el Ejecutivo serbio subraya su firme compromiso con la paz y la seguridad en los Balcanes y recalca que el diálogo entre Belgrado y Pristina es la única vía posible para alcanzar una solución duradera al contencioso sobre el territorio.