Las evacuaciones desde las islas Ábaco, donde la destrucción ha sido enorme, hacia la capital Nassau, continúan.

Convertido en ciclón postropical, Dorian sigue golpeando ahora la costa este de Canadá, con fuertes vientos, lluvias torrenciales y olas de hasta veinte metros.