La primera ministra británica, Theresa May, ha logrado este miércoles el apoyo de su gabinete para seguir adelante con el principio de acuerdo alcanzado el martes entre Londres y Bruselas para el Brexit. Después de una reunión que se ha prolongado durante cerca de cinco horas y con un gabinete  dividido, sobre todo en el sector euroescéptico, May ha sacado adelante un borrador que beneficia “al interés nacional” asegurando que cree “firmemente, con mi mano y mi corazón, que esta es la mejor decisión para Gran Bretaña”.

El texto, publicado poco después de la reunión, supone “el mejor acuerdo al que se podía llegar ahora” en palabras de May, que horas antes lo había defendido ante el Parlamento británico. Consciente de la complejidad del proceso -el borrador debe ser refrendado en Westminster y en el Parlamento Europeo-, May ha emplazado a la Cámara a tomar la decisión para seguir adelante o no con este proceso una vez que lo explique el jueves ante los políticos británicos.

Entretanto, los embajadores de los 27 se han reunido en Bruselas, donde han analizado los escenarios previstos y han vigilado los movimientos en Londres. Con la luz verde del Gobierno británico, el negociador jefe comunitario, Michel Barnier, ha calificado el acuerdo como el “paso decisivo para terminar las negociaciones”. Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, valorará los avances a primera hora del jueves y deberá decidir si es el momento de convocar una cumbre europea para finales de mes.