El plazo de prórroga obligatoria de los contratos de alquiler se amplía de tres a cinco años y se limitan las garantías adicionales a la fianza a un máximo de dos mensualidades.