Las carcasas de dos vehículos calcinados marcan el lugar donde tuvo lugar el ataque, en la carretera del aeropuerto internacional de Bagdad

El presidente estadounidense, Donald Trump, ordenó el ataque contra el general iraní Qasem Soleimani -líder de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución de Irán- y contra Abu Mehdi al Muhandis, el número dos de las Fuerzas de Movilización Popular (Hashd al Shaabi), quienes murieron en Bagdad como producto de una acción “para la protección de personal de EE. UU. en el extranjero”, dijo el Pentágono en un comunicado este jueves (02.01.2020).

El general Qasem Soleimani, blanco de este bombardeo aéreo estadounidense, era comandate de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución y responsable de sus operaciones en el exterior. El Pentágono asegura que estaba desarrollando planes para atacar a diplomáticos y otros estadounidenses en la región.

En el bombardeo también murió Abu Mahdi al Mohande, vicepresidente de la milicia chií iraquí Voluntad Popular, así como otras siete personas.

La respuesta del líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, no se ha hecho esperar. En un comunicado ha asegurado que quienes asesinaron al comandante Qasem Soleimani, se enfrentan a una “dura venganza” y ha decretado tres días de duelo nacional.