El G20, reunido en la ciudad japonesa de Fukuoka en este fin de semana,  se ha comprometido a hacer frente a los riesgos surgidos por las “tensiones comerciales y geopolíticas que se han intensificado“, aunque cree que el crecimiento económico global “parece estar estabilizándose”. Prevé una “recuperación moderada” a partir del segundo semestre de 2019, y acuerda seguir trabajando para una fiscalidad internacional “justa, sostenible y moderna”, en referencia a la tasa Google.

La escalada de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China fue objeto de discusión en diversos encuentros bilaterales y en las conversaciones multilaterales, aunque solo aparece de forma genérica en el texto de conclusiones.

En el comunicado final de la reunión de dos días, los ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del G20, han señalado que “el crecimiento se mantiene bajo y los riesgos siguen estando inclinados hacia la baja“, dice el documento, que incluye 14 puntos.