El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha elevado sus previsiones de crecimiento para España hasta el 2,8% en 2018, cuatro décimas más, y hasta el 2,2% en 2019, una décima más.

A nivel mundial, el FMI espera que el crecimiento suba hasta el 3,9% este año y el próximo, “respaldado por un fuerte impulso, un sentimiento favorable del mercado, condiciones financieras acomodaticias y las repercusiones nacionales e internacionales de la política fiscal expansiva en los Estados Unidos”.

El cálculo del Fondo es superior en una décima a la previsión del Gobierno español incluida en el proyecto de Presupuestos de 2018 y a la última estimación del Banco de España, mientras que supera en dos décimas la adelantada por Bruselas en febrero pasado.