Se trata de un acuerdo técnico de asistencia financiera, expedido en el marco de un paquete internacional destinado a promover reformas estructurales en el país, que permite el desembolso inmediato de 652 millones de dólares.