El Ejecutivo prevé que la subida sea de entre el 2 y el 3%, lo que se traduce en que las familias pagarían hasta 1 euro más.