Según el director de la Inteligencia Nacional, Teherán y Moscú han accedido a datos de votantes estadounidenses, una información que Irán ya habría usado para perjudicar al presidente Trump.