El equipo que liderará las principales instituciones de la Unión Europea (UE) en los próximos cinco años ha marcado este domingo el inicio de su mandato conmemorando el décimo aniversario del Tratado de Lisboa y prometiendo responder a las aspiraciones de los ciudadanos.

La presidenta de la Comisión Europea, la alemana Ursula von der Leyen, y el jefe del Consejo Europeo, el belga Charles Michel, que han asumido su cargo este domingo, así como el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, y la jefa del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, han marcado el cambio de guardia con una breve ceremonia en el museo de la Casa de la Historia Europea.

El relevo en la UE coincide con el décimo aniversario de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, que incluyó como vinculante la Carta de Derechos Fundamentales, dio un mayor papel a la Eurocámara en el proceso decisorio comunitario y creó las figuras de presidente del Consejo Europeo y Alto Representante para la Política Exterior.

“Somos los custodios del espíritu de Lisboa. Es una responsabilidad hacia nuestros padres y madres fundadores, pero también es una responsabilidad para con nuestros hijos”, ha dicho von der Leyen en una breve declaración, tras la cual ha recibido una copia del Tratado que la Comisión se encarga de hacer cumplir.