En la República Democrática del Congo, a pesar de una ligera mejora en la situación de seguridad, el ébola continúa extendiéndose por Kivu Norti e Ituri con más de 100 casos confirmados esta semana.

Según la Organización Mundial de la Salud, sigue siendo difícil acceder a las zonas donde hay brotes y hay comunidades que siguen sin querer recibir atención médica lo que hace que los casos se detecten y traten muy tarde.

Preocupa especialmente las personas que están muriendo por el virus fuera de los centros médicos. De las 1147 muertes ocurridas hasta ahora, un 68% tuvieron lugar fuera de una clínica. Antes de morir, estos enfermos suelen contagiar a muchas más personas de su comunidad y su familia e incluso trabajadores médicos.