El ministerio de Sanidad de Uganda confirmó este jueves una nueva muerte por ébola en sus fronteras: se trata de la abuela del niño de 5 años que falleció ayer por la mañana que cruzó con la familia desde la RDC a Uganda el lunes y que ha sucumbido cuando estaba siendo asistida en la unidad de tratamiento de ébola de Bwera, en el oeste de Uganda. Por tanto son ya dos las muertes en Uganda por ébola, y otro paciente, el hermano de 3 años, que está siendo tratado.

El ministerio de salud ugandés y la OMS han desplegado un equipo de respuesta rápida para identificar otros posibles contagios y darles tratamiento si enferman. Uganda se estaba preparando ante la posible llegada del virus y ha vacunado a 4700 trabajadores de la salud de 165 hospitales y han entrenado al personal para reconocer los síntomas y aumentar la vigilancia.

El brote de ébola en la RDC está fuera de control y ya ha provocado más de 2000 casos y 1400 muertos. La Organización Mundial de la Salud ha convocado una reunión este jueves 14 de junio para decidir si declaran la emergencia sanitaria internacional.