El crucero Diamond Princess, amarrado desde principios de febrero en el puerto de Yokohama tras verse afectado por un brote de COVID-19, levó anclas este miércoles luego de haber sido desinfectado.