La Fiscalía de Bruselas había pedido ayer a la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela información sobre el estado de las cárceles españolas de cara a la declaración de hoy, viernes, del expresidente catalán Carles Puigdemont y los cuatro exconsejeros de su Gobierno que huyeron a Bélgica antes de que se presentara la querella contra ellos por rebelión, sedición y malversación de caudales públicos.

Hoy, el Comité para la Prevención de la Tortura y el Tratamiento o Castigo Inhumano o Degradante (CPT) del Consejo de Europa ha publicado un informe -correspondiente a la visita que realizó a España en 2016- en el que subraya que los centros penitenciarios cumplen con las condiciones materiales exigidas por el Consejo de Europa.

Asimismo, afirma que se ha constatado que en todos los centros se ofrece a los internos en módulos de régimen ordinario una gran variedad de actividades ocupacionales que incluyen el trabajo remunerado.

Respecto a los servicios sanitarios de los centros penitenciarios, el informe destaca que tanto en cuanto a medios humanos como materiales las dotaciones requeridas reúnen los elementos necesarios para la atención que precisan los reclusos. Igualmente, el CPT se muestra satisfecho por las medidas adoptadas en los últimos años por las autoridades españolas para mantener y garantizar que los internos disfruten del espacio necesario en el centro penitenciario.

El informe del Consejo de Europa también se centra en las dependencias de las fuerzas del orden, de las que resalta que las salvaguardias son respetadas, especialmente las garantías de la comunicación entre las personas privadas de libertad con su familia, médicos y abogado, así como la posibilidad de mantener reuniones privadas con el letrado para preparar la defensa.

Por otra parte, el CPT reconoce que las modificaciones legislativas sobre el régimen de detención incomunicada son positivas, no habiéndose decretado ninguna en los dos últimos años.

En cuanto a los centros de detención de menores, el Comité para la Prevención de la Tortura y el Tratamiento o Castigo Inhumano o Degradante (CPT) del Consejo de Europa reconoce en su informe la labor desempeñada por el personal que trabaja en estos centros, basándose en los explícitos comentarios positivos de los internos sobre la calidad humana del personal. Asimismo, los centros visitados satisficieron desde el punto de vista material los estándares oficiales del CPT.

En cuanto a las actividades desarrolladas por los menores en su régimen cotidiano, el Consejo de Europa hace una mención expresa a las distintas actividades realizadas que ocupan a los jóvenes la mayor parte de su tiempo.

Por último, el informe califica de satisfactorias las medidas adoptadas para que los menores mantengan sus vínculos con su entorno familiar a través de visitas, correspondencia y llamadas telefónicas.