Las autoridades evacuaron a más de un millón de personas frente a la llegada del ciclón Fani, calificado de “extremadamente severo”. Al menos tres personas han muerto en el estado de Odisha, según informa Efe.

Según las previsiones meteorológicas, el ciclón continuará moviéndose tierra a dentro hacia el noreste, perdiendo fuerza mientras continúa su camino hacia Bangladesh. El problema es la dificultad para sacar de sus casas a muchas familias porque, en general, la gente es reacia a abandonar sus hogares en casos como estos.

También los estados costeros de Andhra Pradesh y Tamil Nadu están bajo alerta. Odisha dispone de casi 879 refugios para ciclones e inundaciones que pueden albergar a más de mil personas cada uno. Aunque debido al alto número de evacuados se están abriendo escuelas y otros edificios públicos.