El Gobierno de Malta acogerá en las próximas horas el barco de la ONG alemana Lifeline, que lleva seis días en el Mediterráneo con unos 230 inmigrantes a bordo, gracias a un acuerdo de reubicación que han firmado ocho países de la Unión Europea.

El primer ministro de Malta, Joseph Muscat, compareció en una rueda de prensa para anunciar este acuerdo firmado por su país, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Portugal, Francia, Bélgica y Holanda.

El jefe del Gobierno maltés ha advertido que, a su llegada, el barco quedará retenido para realizar una investigación, ya que el país estima que el capitán “ha violado las leyes internacionales al ignorar las órdenes de las autoridades italianas”.