Los ingresos caen un 1,7% en términos reportados

– El beneficio neto de Telefónica correspondiente al primer trimestre de 2019 alcanzó los 926 millones de euros y aumenta un 10,6% interanual.

Los ingresos se sitúan en 11.979 millones y continúan su tendencia de aceleración del crecimiento interanual, hasta el 3,8% en términos orgánicos (-1,7% reportado), apoyados en los ingresos de servicio (+2,6%) y por venta de terminales (+15,6%).

Por su parte, los gastos por operaciones (8.114 millones en enero-marzo) se reducen en el trimestre un 4,9% interanual, afectados por el impacto de la aplicación de la nueva norma contable NIIF-16 así como por la evolución de las divisas.

El beneficio bruto antes de amortizaciones (Oibda) se situó en 4.264 millones, aumentando un 10,3% interanual en el trimestre (+1,0% orgánico) y recoge +534 millones de impactos especiales: adopción de la norma contable NIIF 16 (+414 millones); plusvalía por la cesión de derechos futuros asociados a una cartera de reclamaciones (+103 millones); plusvalías netas por la venta de compañías (+86 millones, fundamentalmente Antares); gastos de reestructuración (-47 millones), y el ajuste por hiperinflación en Argentina (-22 millones).

Excluyendo estos impactos, el OIBDA subyacente asciende a 3.730 millones en el trimestre (-3,9% interanual).

Por otra parte, la evolución de los tipos de cambio tiene un impacto negativo en los resultados reportados de la compañía, principalmente por la depreciación frente al euro del peso argentino y del real brasileño. Así, en el primer trimestre de 2019 las divisas reducen en 4,9 puntos porcentuales (pp) el crecimiento interanual de los ingresos y en 4,7 pp el del Oibda.

Reducción de deuda por octavo trimestre consecutivo

La deuda neta financiera a marzo 2019 (40.381 millones) se reduce en 693 millones respecto al cierre de 2018 gracias a la generación de caja libre (1.408 millones) y las desinversiones financieras netas, principalmente por la venta de Antares y T. Guatemala (139 millones). En sentido contrario, la compañía ha señalado que los factores que incrementan la deuda son la retribución al accionista (46 millones, incluyendo la sustitución de instrumentos de capital y el pago de sus cupones); los compromisos de origen laboral (239 millones), y otros factores por importe neto de 570 millones.

Incluyendo eventos posteriores al cierre, la deuda neta financiera se reduciría adicionalmente en aproximadamente 1.700 millones. Por otra parte, tras la adopción de la norma NIIF-16 los pasivos por arrendamientos, incluidos los mantenidos para la venta, ascienden a 7.439 millones. Así, la deuda financiera neta incluyendo arrendamientos asciende a 47.820 millones.

En enero-marzo 2019, la actividad de financiación de Telefónica asciende a aproximadamente 4.437 millones equivalentes (sin considerar la refinanciación de papel comercial y préstamos bancarios a corto plazo) “y se centra en mantener una sólida posición de liquidez, así como en refinanciar y extender los vencimientos de deuda (en un entorno de tipos bajos)”.

Así, a cierre de marzo, el grupo tiene cubiertos los vencimientos de deuda durante los próximos dos años. La vida media se sitúa en 10,2 años (frente a 9,0 años en diciembre de 2018).