El Banco Central argentino endurecerá las restricciones cambiarias que comenzó a aplicar el mes pasado e impondrá un nuevo límite a la compra mensual de dólares, que será de 200 para las transacciones bancarias y de 100 en efectivo, informaron este domingo fuentes del organismo.

Las medidas, que serán detalladas mañana en rueda de prensa, tendrán vigencia hasta diciembre y suponen una significativa reducción al límite de 10.000 dólares mensuales que el Gobierno de Mauricio Macri había anunciado a principios de septiembre, pocos días después de que el triunfo de la oposición en las elecciones primarias provocara fuertes turbulencias en los mercados.

La nueva decisión llega tras confirmarse el triunfo en comicios presidenciales del opositor peronista Alberto Fernández, que asumirá el cargo el próximo 10 de diciembre en medio de una grave crisis económica y con falta de confianza de los inversores que está provocando una fuerte fuga de divisas.

Esta medida, que en Argentina se conoce como “cepo”, busca “preservar las reservas del Banco Central”, que al usarse para controlar el precio del dólar se han reducido en más de 20.000 millones de dólares desde agosto, según dijo una fuente del organismo a la agencia de noticias EFE.

Expertos no descartan otras restricciones dirigidas a limitar el giro de divisas al exterior, por lo menos para los que no tienen una justificación comercial, ya que el mercado financiero seguirá cerrado hasta que no se resuelva el problema de la deuda.

El peso transitó con relativa estabilidad durante los últimos dos meses, en los que el Ejecutivo aplicó las restricciones cambiarias y el Banco Central empleó las reservas, aunque en la última semana, previa a los comicios, volvió a perder valor frente al dólar.

(fuente: agencias)