Según el informe preliminar de la Organización de la Aviación Civil de Irán, el Boeing 737 de la aerolínea ucraniana UIA dio vuelta para regresar al aeropuerto poco después de despegar debido a “un problema”.

El informe también recoge que, pese a todo, los pilotos no avisaron por radio de ninguna anomalía. Un dictamen provisional que apunta a un accidente pese a que Ucrania, que este jueves ha enviado a un equipo de expertos para colaborar en la investigación, no descarta entre las hipótesis que maneja que la aeronave fuera derribada por un misil o por un atentado terrorista. Así lo ha señalado el secretario del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa de Ucrania, Oleksiy Danylov, quien ha explicado en un comentario subido a Fecebook que Kiev trabaja con varias hipótesis sobre las causas del siniestro, que incluyen una colisión, la explosión de un motor, un ataque con misiles y el terrorismo. 

Respecto a las cajas negras, la Organización de la Aviación Civil de Irán señaló que están “dañadas” por el accidente y el incendio del avión, que cubría la línea Teherán-Kiev.

Hasta ahora, el Gobierno iraní se ha negado a entregar las cajas negras al fabricante estadounidense Boeing. Sin embargo, debido a que solo unos cuantos países, como Estados Unidos, Alemania y Francia, pueden analizar técnicamente las cajas, la OAC adelantó que las mismas serán enviadas al extranjero.