En un comunicado, la Fiscalía holandesa ha explicado que Gökmen Tanis, el ciudadano turco de 37 años detenido siete horas después del tiroteo en el interior de un tranvía en la plaza del 24 de octubre de Utrecht, ha dado explicaciones ante un juez de instrucción de la ciudad “de todos los delitos penales” que ha cometido; pero se ha negado a dar detalles sobre los motivos que le llevaron a perpetrar el tiroteo y si, como sospecha la Fiscalía, tenía “un objetivo terrorista”.