Lo afirmó el jefe del Anticrimen federal, Holger Muench, en Berlín, hablando con la prensa.