El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas reiteró su grave preocupación por el alcance sin precedentes del brote del ébola en África Occidental por constituir una amenaza para la paz y la seguridad internacionales.

En una declaración presidencial presentada durante una sesión especial celebrada en la tarde de hoy, el Consejo expresó su reconocimiento por las contribuciones esenciales y los compromisos contraídos por los Estados Miembros de la región para seguir encabezando la respuesta al brote en el terreno.

Asimismo agradeció a los países y a las organizaciones no gubernamentales, intergubernamentales y regionales que siguen dando respuesta a las necesidades de personal médico.

También acogió con beneplácito los esfuerzos realizados por la Misión de Naciones Unidas para la repuesta de Emergencia al Ébola (UNMEER) en la coordinación con los gobiernos afectados y le solicitó acelerar sus esfuerzos para ampliar su presencia y actividades fuera de las capitales.

En su declaración, el órgano de seguridad de Naciones Unidas instó encarecidamente a los Estados miembros, así como a las aerolíneas y empresas de transporte, a que, mientras aplican los protocolos de salud pública pertinentes, mantengan los vínculos comerciales y de transporte con los países más afectados.

Durante la sesión especial del Consejo de Seguridad intervinieron el enviado especial de la ONU para el Ébola, David Nabarro y el responsable de la UNMEER, Anthony Banbury.