La administración de las próximas elecciones regionales en 2019 y los procesos políticos restantes, incluida la revisión de la Constitución, determinarán si Somalia avanzará o no, ha dicho el representante especial del Secretario General en el país, quien fue expulsado por el Gobierno esta semana.

El enviado especial de la ONU para Somalia advirtió este jueves ante el Consejo de Seguridad que Somalia podría vivir un nuevo conflicto si no se soluciona el continuo enfrentamiento entre el Gobierno Federal y los estados miembros federados.

Nicholas Haysom puso como ejemplo lo ocurrido durante las elecciones en el estado Sudoccidental del país, en las cuales las alegaciones de interferencias del Gobierno y la violencia generada tras el arresto de uno de los candidatos, un antiguo líder de al-Shabaab, deterioraron el proceso y no “auguran” nada bueno para los comicios que tendrán lugar en otras regiones, o para las elecciones nacionales de 2020.

“Esto también podría tener implicaciones para la posibilidad de que otros desertores de al-Shabaab consideren cambiar la violencia por un proceso político”, dijo.

Haysom fue declarado “persona non-grata” y expulsado del país por el Gobierno somalí después de que les mostrara su preocupación por este suceso. Al respecto, el portavoz de la ONU, Farhan Haq, declaró este jueves que Haysom cuenta con todo el apoyo del Secretario General y la Organización está intentando aclarar la situación.

Por otro lado, el representante especial recordó que el grupo terrorista al-Shabaab, que se responsabilizó del ataque al complejo de las Naciones Unidas en Mogadishu hace dos días, sigue siendo la principal fuente de inseguridad en Somalia.

“A pesar de las operaciones en curso para debilitar a este grupo terrorista, todavía tiene la capacidad de llevar a cabo ataques indiscriminados contra ciudadanos somalíes y de atacar a los delegados electorales, las fuerzas de seguridad somalíes y a la Unión Africana en Somalia, agregó.

El enviado además destacó también se ha observado un aumento de las actividades de elementos partidarios del ISIS en Mogadiscio.

“En Mogadiscio y Puntland, los elementos pro-Daesh han extorsionado y asesinado a los dueños de negocios”, dijo, señalando que a pesar de todo se ha avanzado en el fortalecimiento de la capacidad institucional del sector de la seguridad para enfrentar estas amenazas.